Navegando por el ciclo de vida de los errores en el desarrollo de software

Profundice en las etapas por las que pasa un error, desde su descubrimiento hasta su resolución, en el ciclo de vida del desarrollo de software.

Ciclo de vida de bugs no desenvolvimento de software

Los errores no son ajenos al desarrollo de software. Pero dada la gravedad con la que pueden afectar la funcionalidad de los sistemas y programas de software, es fundamental resolver cada nuevo defecto. Desafortunadamente, es prácticamente imposible para cualquier equipo o desarrollador garantizar que un producto esté 100% libre de errores.

Es por eso que es responsabilidad de todos, no solo del equipo de pruebas de software, comprender el ciclo de vida de los errores y contribuir a la gestión de defectos en el proceso de desarrollo y prueba de software. Esto incluye todas las fases del ciclo del defecto, desde la identificación hasta la resolución.

Comprender este proceso ayuda a las empresas y a los equipos a facilitar un enfoque de gestión de errores más ágil y eficaz, al tiempo que mejora la calidad del producto.

¿Cuál es el ciclo de vida del error?

En el desarrollo de software, el ciclo de vida de un error es un conjunto cronológico de etapas por las que pasa un error desde su descubrimiento hasta la implementación de la corrección del defecto.

El estado de los defectos y todo el ciclo de vida son aspectos críticos del proceso de garantía de calidad. Al comprender y reconocer la naturaleza del ciclo de errores en las pruebas de software, los equipos de software pueden aplicar sistemas sistémicos de seguimiento y gestión para resolver errores, ya sea que estén lanzando la primera versión del software o ajustándolo para su próxima versión. También ayuda a garantizar la transparencia y la eficiencia en la entrega de software de alta calidad.

Fases del ciclo de vida de errores/defectos

El ciclo de vida de los errores proporciona a los equipos de desarrollo una hoja de ruta de procedimientos que facilita una mejor gestión y seguimiento de los defectos y, al mismo tiempo, fomenta una cultura de transparencia y colaboración. Esto ayuda a los equipos a crear productos de software más confiables y de alta calidad.

Nuevo

El ciclo de vida de los errores comienza con la fase "nueva", en la que los evaluadores primero identifican discrepancias y problemas en el software y luego los registran meticulosamente en el sistema de seguimiento de errores elegido por el equipo. Después de que ocurre el error y el equipo lo registra con el estado asignado, los evaluadores realizan una evaluación preliminar para comprender la gravedad y el impacto potencial del problema. Esto prepara el escenario para un posterior análisis en profundidad y correcciones por parte del equipo de desarrollo.

Abierto

El equipo de desarrollo comienza una investigación exhaustiva del error informado durante la fase "abierta" del ciclo de vida. Analizan más profundamente las ramificaciones y las causas subyacentes del error. Esta fase del proceso da forma a la trayectoria de resolución del error y al mismo tiempo permite a los desarrolladores decidir si resuelven el error inmediatamente o posponen la resolución hasta más adelante. La fase abierta, una parte fundamental del proceso de toma de decisiones, ayuda a los equipos a equilibrar la necesidad de corregir un error con las prioridades y el cronograma generales del proyecto.

Asignado

Durante la fase "asignada" del ciclo de vida del error, los miembros del equipo se hacen cargo de los errores identificados. Asignar estos errores a un equipo/desarrollador específico depende de la experiencia en el dominio del error, su gravedad y las prioridades del proyecto en ese momento. Esto permite a los equipos alinear el error con los recursos más adecuados para garantizar una resolución adecuada y eficiente del problema.

Fijado

Los desarrolladores emplean una variedad de herramientas y metodologías para terminar de resolver un error durante la fase de "solución". Esto incluye optimizaciones de código, modificaciones u otras correcciones técnicas mientras se utilizan otras herramientas útiles, como sistemas de control de versiones como Git, para rastrear cambios, así como herramientas de depuración, que ayudan a aislar y solucionar el problema. Esta fase implica que los equipos tomen medidas críticas para mejorar la estabilidad y funcionalidad del software.

Prueba

Una vez que los desarrolladores solucionan el error, devuelven la tarea al equipo de control de calidad para otra rigurosa ronda de pruebas durante la fase de "prueba" del ciclo de vida. Esto no sólo asegura que han aplicado una solución eficaz que resuelve el problema original, sino también que su trabajo no ha creado nuevas complicaciones o problemas. Los evaluadores utilizan casos de prueba, escenarios y diversas metodologías para validar completamente la solución.

Verificado

La etapa "verificada" ocurre cuando los evaluadores confirman la resolución exitosa del problema identificado sin ningún efecto adverso secundario en el producto en su conjunto. Los errores alcanzan el estado de verificado cuando cumplen con criterios predeterminados. Esto incluye pasar todos los casos de prueba sin provocar regresiones en otros lugares para preparar el producto para su implementación.

Cerrado

El ciclo de vida de un error termina en la fase "cerrada", que implica la documentación final con todos los detalles sobre el error y el proceso de resolución para archivarlo para referencia futura. Esta fase indica que el error ha pasado todas las pruebas de verificación y confirma su no recurrencia.

Reabierto

Si un error previamente cerrado reaparece debido a complicaciones imprevistas o una resolución ineficaz, vuelve al ciclo de vida en la fase de “reapertura”. Luego, el equipo de desarrollo revisa el error y examina la solución inicial para volver a examinar las posibles causas fundamentales. Esto implica volver a realizar el ciclo para diseñar una solución más sólida.

Gravedad y prioridad del error

Es importante que los equipos comprendan la prioridad y la gravedad de un error para determinar su impacto en el sistema, lo que luego dicta la urgencia de la solución. Al evaluar estos problemas, los equipos de desarrollo asignan recursos de manera más eficiente para garantizar la resolución inmediata de problemas críticos.

Comprender la gravedad de los errores

La gravedad del error se refiere al nivel de impacto que tiene un error en la funcionalidad de un sistema. Por lo general, esto implica dividir los errores en cuatro categorías: triviales, menores, importantes y críticos. Los errores críticos son problemas graves que tienen el potencial de bloquear los sistemas o causar una pérdida significativa de datos, y requieren atención y resolución inmediatas.

Los errores importantes no son necesariamente tan graves, pero afectan significativamente la funcionalidad. Los errores menores generalmente implican problemas de usabilidad y tienen un impacto limitado, mientras que los errores triviales son problemas cosméticos o fallos sin importancia con un efecto mínimo en el funcionamiento del software.

Comprender la prioridad de los errores

La prioridad de error se refiere a la urgencia de cada error. Esto ayuda a guiar al equipo de desarrollo sobre el orden en el que deben corregir errores durante el proceso de desarrollo. Sin embargo, esto a veces difiere de la clasificación de gravedad.

Si bien un error puede tener una gravedad "severa", es posible que no siempre se clasifique como de máxima prioridad si afecta una parte menos crítica del sistema general, lo que lo convierte en una prioridad menor. Los factores que influyen en la prioridad incluyen la naturaleza crítica de las rutas afectadas, el impacto en los usuarios y la alineación con los objetivos comerciales.

Importancia de una gestión eficiente del ciclo de vida de los errores

La gestión del ciclo de vida de los errores tiene un profundo impacto en el cronograma del proyecto. Una gestión eficiente permite una rápida identificación y resolución de errores para evitar costosos retrasos en el futuro. Este es un catalizador para mejorar la calidad del software, lo que conduce a un producto más confiable y libre de errores. Un ciclo de vida de errores bien administrado también promueve una excelente colaboración y comunicación en equipo para construir un enfoque más unificado para entregar software de alta calidad.

Herramientas para gestionar el ciclo de vida de los errores.

Las herramientas populares de gestión de proyectos ayudan a los equipos a simplificar el manejo de errores para garantizar procesos de manejo de errores más completos y transparentes. Herramientas como JIRA, Bugzilla y Trello ofrecen funciones como flujos de trabajo personalizables, informes detallados y colaboración en tiempo real para ayudar a los equipos a trabajar mejor juntos con un punto de referencia centralizado. Esto permite un seguimiento más eficiente del estado de los errores y facilita una resolución más rápida.

Conclusión

La única manera de que los equipos naveguen con éxito por el ciclo de vida de los errores es mediante el uso de procesos transparentes y herramientas de colaboración. Los enfoques sistemáticos para el seguimiento de errores y sus resoluciones brindan a los equipos la capacidad de fortalecer la calidad de sus productos y, al mismo tiempo, agilizar el desarrollo general. Esto ahorra tiempo, dinero y frustración a todas las partes involucradas a largo plazo.

Además, cada equipo de desarrollo también debe centrarse en hacer del aprendizaje y la adaptación continuos una parte regular de estos procesos para mantenerse al día con el exigente y cambiante mundo del desarrollo. Al hacerlo, los equipos de desarrollo se aseguran de ofrecer productos de software sólidos y confiables a cada cliente.

contenido relacionado

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.