+55 (19) 3377 5412 - COMEX@COMPRACO.COM.BR

Medidas adoptadas por Acerías frente al Coronavirus

Las plantas están evaluando qué acciones se deben tomar y, si la crisis continúa, no se descarta el cierre de los altos hornos.

Entre todas las industrias, la industria del acero es definitivamente la que dejará de producir solo como último recurso, lo que aún no incluye la actual crisis del coronavirus . Ante la paralización del sector productivo, las acerías no han recibido nuevos pedidos y, cada día, el horizonte es aún más incierto. Las medidas de contención van desde el aplazamiento de nuevas inversiones hasta las más drásticas, como el posible cierre de los hornos.

Mientras el futuro parece inquietante, con la posibilidad de una recesión en la economía mundial, las empresas están reformulando su planificación estratégica. Gerdau anunció este martes 24 que postergará nuevas iniciativas de inversión (Capex) en 2020, ante el recrudecimiento del nuevo coronavirus.

En un dato relevante para el mercado, la empresa destacó que la posición de caja de 6.300 millones de reales, 52% de los cuales en dólares, y las líneas de crédito comprometidas de 4.000 millones de reales, le permiten estar “preparada para este momento de volatilidad”.

En Brasil, las operaciones fabriles del grupo Gaucho se mantienen sin cambios, mientras que en Perú y Argentina están paralizadas por restricciones gubernamentales. En Estados Unidos, la producción de aceros especiales está paralizada por la caída de la demanda de las automotrices, que pararon la producción.

El mismo cuadro se puede observar en Brasil. Casi 50 de las 67 fábricas de vehículos del país han paralizado sus operaciones como forma de combatir la propagación del covid-19. Las automotrices son los principales clientes de las siderúrgicas, pero los fabricantes de línea blanca, maquinaria y equipo, la industria del petróleo y el gas, entre otros, también tienen alta demanda y se están deteniendo.

En Cubatão, en la Baixada Santista, Usiminas debe poner prácticamente todo el personal administrativo en la casa matriz a partir de este miércoles 25, mientras que los turnos de producción de laminados deben funcionar con normalidad. Allí, la cartera de inventario ronda los 60 días, según consta en el informe.

En Ipatinga, Minas Gerais, el caso es aún más complejo. El acero crudo en la unidad se produce en altos hornos, cuyas paradas tardan meses en completarse y requieren costos muy altos. Según información, hasta la crisis del coronavirus, la producción minera iba viento en popa. Ahora, la demanda estaría contratada hasta abril. “El problema es después de ese período”, dice una persona vinculada a la empresa.

En la dirección de la empresa crecen las expectativas de una posible parada de los altos hornos, empezando por los más pequeños, en caso de que se agrave la inestabilidad de la economía.

“Usiminas ciertamente está estudiando cerrar un alto horno, aunque las siderúrgicas están rehuyendo esta opción, porque es una decisión de meses”, dice una persona cercana a la empresa.

El grupo siderúrgico informó, en hecho relevante para el mercado, la concesión de vacaciones colectivas a una parte de la plantilla de las empresas Usiminas Mecânica y Soluções Usiminas. También destacó el aporte, en hasta 30 días, de 394 millones de reales en su caja, con origen en la Usiminas Previdência.

en una nota a Exame, la empresa reforzó que las incertidumbres sobre la evolución del nuevo coronavirus hacen “imposible” predecir, en este momento, los efectos en las operaciones de la empresa. “Usiminas continúa evaluando constantemente los impactos de la situación y cualquier desarrollo futuro para sus operaciones será informado de inmediato al mercado y otras partes interesadas”.

En la Companhia Siderúrgica Nacional (CSN), que también depende en gran medida de la industria de bienes de consumo y de capital, la producción de acero crudo continúa, por el momento, en Volta Redonda, Río de Janeiro. Según el informe del Exame, cerca de 2.000 empleados administrativos y del grupo de riesgo fueron dados de baja, pero en el área de reducción de mineral de hierro la situación es diferente: el alto horno no puede parar.

En una nota, el CSN afirma que la empresa “ha seguido las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y de las autoridades competentes en la materia”.

A medida que se agrava la crisis del covid-19 en el país, crecen las incertidumbres sobre la actividad en las acerías. El año pasado, los resultados de las empresas ya no fueron exuberantes, con una caída en las ganancias y los ingresos.

En los pasillos de las empresas, los equipos ya se han reunido a diario para discutir los próximos pasos con el recrudecimiento de la crisis del coronavirus. De persistir el parón de la economía, la posibilidad de parar los altos hornos es grande, según fuentes cercanas a las siderúrgicas. Las empresas refuerzan que, por ahora, el panorama sigue siendo normal. Pero el futuro depara enormes incertidumbres. Para quien conoce la actividad, parar un horno es una medicina tan amarga que puede estropear el resultado de todo un año.

 

Fuente: Exame - Juliana Estigarribia

ARTIGOS SOBRE O AÇO NA INDÚSTRIA